Poder Legislativo / República Oriental del Uruguay

 

Comisión de Constitución, Códigos, Legislación General y Administración
Carpeta Nº 1567 de 2001
Repartido Nº 723
Setiembre de 2001

 

COMISION NACIONAL DE BIOETICA HUMANA

 

C r e a c i ó n


 

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º. (Derechos del ser humano).- La aplicación de todo conocimiento o técnica provenientes de la investigación científica en biología y medicina, deberá respetar la dignidad, la salud y el bienestar del ser humano, prevaleciendo sobre el interés exclusivo de la sociedad o de la ciencia.

Artículo 2º. (Primacía de la individualidad genética).- La aplicación de las técnicas de clonación con el fin de producir clones humanos, sean éstos embriones, fetos o seres nacidos, constituye una violación de las leyes naturales de la procreación humana, de la individualidad genética de las personas y de la diversidad consagrada por la naturaleza durante milenios. Cada individuo tiene derecho al respeto de su individualidad genética, y por lo tanto, a ser concebido por los mecanismos de reproducción sexuada característicos de la especie humana.

Artículo 3º. (Libre investigación científica).- La investigación científica en biología y medicina se efectuará libremente, sin perjuicio de las limitaciones establecidas en la presente ley y en otras normas jurídicas destinadas a garantizar la protección del ser humano.

Artículo 4º. (Prohibición).- Prohíbese la clonación de seres humanos. Está comprendida en esta prohibición la aplicación de técnicas o manipulaciones experimentales de células humanas que tengan por objetivo la formación de un embrión, feto o individuo conteniendo idéntica información genética que la de su progenitor, sea este un ser humano vivo o muerto, y considerado en cualquier etapa de desarrollo.

Artículo 5º. (Investigación humanitaria).- No están incluidas en la prohibición anterior las técnicas o manipulaciones que, sin tener por objetivo la formación de un embrión, feto o individuo clonado, estén destinadas a realizar investigaciones científicas que contribuyan a aliviar el sufrimiento y mejorar la salud del individuo, para bien de la humanidad. En todos los casos, las investigaciones deberán ajustarse a los principios éticos y a la reglamentación prevista por la presente ley.

Artículo 6º. (Control del Estado).- El Estado garantizará y favorecerá las condiciones intelectuales y materiales propicias para el libre ejercicio de las investigaciones sobre el control genético en condiciones normales y patológicas, respetando los principios que aseguren los derechos de la persona humana, su salud y la de la sociedad que integra, así como la protección del medio ambiente.

Jamás se autorizarán manipulaciones e investigaciones que, a juicio de la Comisión Nacional de Bioética Humana instituida por la presente ley, puedan destinarse a fines contrarios al bienestar de la humanidad.

Artículo 7º. (Comisión de Bioética Humana).- Créase una Comisión Nacional de Bioética Humana, integrada por cinco miembros, uno designado por el Poder Ejecutivo, que la presidirá; uno por la Universidad de la República; uno por el Ministerio de Salud Pública; uno por la Academia Nacional de Medicina; y uno por el Instituto Nacional de Investigaciones Biológicas "Clemente Estable".

Artículo 8º. (Facultades).- Las funciones de la Comisión Nacional de Bioética Humana serán las siguientes:

A) Evacuar las consultas que formulen los organismos, instituciones, profesionales y técnicos especializados, sobre estudios y experiencias relativos a investigaciones biológicas y biomédicas, y a sus aplicaciones terapéuticas.

B) Evaluar los alcances éticos y científicos y autorizar todas aquellas prácticas, proyectos de investigación o experiencias mencionadas en el literal anterior.

C) Proyectar en el término de ciento veinte días a partir de su instalación una reglamentación de la presente ley, que someterá a la aprobación del Poder Ejecutivo.

D) Dictaminar respecto a modificaciones o ampliaciones que se proyecten en el futuro sobre esta ley y su reglamentación. Asimismo la Comisión efectuará un seguimiento regular de las investigaciones sobre la biología del ser humano y las legislaciones al respecto en el resto del mundo, con la finalidad de proponer al Poder Ejecutivo las reformas y adaptaciones que considere adecuadas.

E) Visitar e inspeccionar, cuando lo estime conveniente, por sí o por los técnicos que designe, institutos, laboratorios, establecimientos médicos y centros de internación de personas, en los que pudieren realizarse manipulaciones o investigaciones prohibidas por la presente ley, quedando facultada para incautar el material necesario para su estudio, evaluación y calificación científica.

  Tratándose de hogares particulares, los procedimientos señalados se efectuarán luego de obtener la autorización judicial correspondiente, que la Comisión Nacional deberá solicitar directamente al Magistrado competente de conformidad con el artículo 11 de la Constitución de la República.

F) En situaciones graves y urgentes, la Comisión Nacional de Bioética Humana podrá suspender o prohibir de inmediato cualquier actividad, aun en sus etapas preliminares, cuyo objetivo final lo constituya la clonación humana.

Artículo 9º. (Régimen sancionatorio).- Las transgresiones a la presente ley serán juzgadas por la Comisión Nacional de Bioética Humana, que podrá aplicar las siguientes sanciones, de acuerdo a la gravedad e importancia de aquellas:

A) Apercibimiento.

B) Suspensión y/o prohibición de la actividad o investigación de que se trate, sin perjuicio de la facultad prevista en el literal F) del artículo 8º para los casos graves y urgentes.

C) Suspensión en el ejercicio profesional hasta por un término máximo de un año, cuando la falta se vincule en cualquier forma con la especialidad técnica del infractor.

D) Multa graduada entre un mínimo de 100 UR (cien unidades reajustables) y un máximo de 1.000 UR (mil unidades reajustables).

Las sanciones precedentes son independientes y en su caso acumulables entre sí, o con la que eventualmente pudiera aplicar la jurisdicción penal (artículo 11).

Se dará amplia publicidad de las mismas en todos los medios de difusión, con expresa mención de sus fundamentos.

Artículo 10. (Procedimiento administrativo).- El procedimiento para juzgar las infracciones a esta ley será previsto por la reglamentación, que lo regulará con todas las garantías del debido proceso de conformidad con el artículo 66 de la Constitución de la República. En tanto no sea aprobada dicha reglamentación, se aplicarán en lo pertinente las disposiciones de la Ley Orgánica de Salud Pública Nº 9.202, de 12 de enero de 1934 y el Decreto 500/991, de 27 de setiembre de 1991.

Artículo 11. (Infracción penal).- Créase la siguiente figura penal:

Delito de clonación. El que mediante manipulaciones celulares y/o de material genético, aun si fueren ejecutadas con fines de investigación científica, intente crear seres humanos idénticos por clonación o embriones conteniendo el mismo patrimonio genético que un progenitor, será castigado con doce meses de prisión a tres años de penitenciaría. Si llegare a crear uno o más seres humanos clonados, la pena será de dos a seis años de penitenciaría.

Montevideo, 7 de setiembre de 2001.

WASHINGTON ABDALA
Representante por Montevideo
ALBERTO SCAVARELLI
Representante por Montevideo
OSCAR MAGURNO
Representante por Montevideo
TABARE HACKENBRUCH LEGNANI
Representante por Canelones
GUZMAN ACOSTA Y LARA
Representante por Durazno
MARTHA MONTANER
Representante por Tacuarembó
PEDRO SEÑORALE
Representante por Salto
DIANA SARAVIA OLMOS
Representante por Treinta y Tres
RICARDO MOLINELLI
Representante por Paysandú
JORGE SILVA
Representante por Rocha
RUBEN H. DIAZ
Representante por Montevideo
WALTER VENER CARBONI
Representante por Soriano
JULIO LUIS SANGUINETTI
Representante por Canelones
NAHUM BERGSTEIN
Representante por Montevideo
GUSTAVO AMEN VAGHETTI
Representante por Lavalleja
GUIDO MACHADO
Representante por Rivera
RONALD PAIS
Representante por Montevideo

 

EXPOSICION DE MOTIVOS

El 16 de diciembre de 1997, el Poder Ejecutivo encabezado por el doctor Julio María Sanguinetti, remitió a la Asamblea General el proyecto de ley sobre la Prohibición de Clonación de Humanos. El cual recogía el trabajo elaborado por una Comisión Especial designada a tales efectos integrada por los señores doctor Alfredo Navarro, doctor Armando Tommasino, doctor Frederick Giuria y doctor Luis Barbeito.

El proyecto pasó en su momento a estudio de la Comisión de Salud Pública de la Cámara de Senadores, y se archivó al término de la XLIVa. Legislatura.

Creemos que más allá de ser un tema netamente actual, las experiencias y propuestas internacionales publicitadas en este último tiempo hacen una necesidad imperiosa que legislativamente nos pronunciemos al respecto, por lo que presentamos el texto oportunamente enviado por el Poder Ejecutivo.

Introducción

El desarrollo reciente de una nueva forma de reproducción aplicable a mamíferos basada en la clonación de individuos a partir de células somáticas (Wilmut, I., Schnieke, A.E. McWhir, J., Kind A.J., y Campbell, K.H.S., 1997, Viable offspring derived from fetal and adult mammalian cells. Nature 385:810), permite vislumbrar la posibilidad de que similares procedimientos puedan ser aplicados en un futuro próximos a la creación de clones humanos. Esta forma de reproducción artificial excluye los mecanismos naturales de la reproducción sexuada que aseguran la individualidad genética del nuevo ser.

Desde el punto de vista científico, la posibilidad de clonar un mamífero por manipulaciones celulares y por transferencia de material genético, representa la culminación de varias décadas de investigación y reviste un enorme significado, al permitir la comprensión, y la correspondiente intervención tecnológica, de los mecanismos que controlan la expresión de la información genética en diferentes etapas del desarrollo. Para las ciencias aplicadas y la biotecnología este hallazgo puede ser revolucionario pues, a medida que las técnicas de clonado se vuelvan más eficientes y puedan ser aplicadas a diferentes especies, se perfeccionarán las formas de producción animal y de reproducción de animales transgénicos o de especies en vías de extinción.

En cuanto a la posibilidad de que se creen clones humanos por medio de las técnicas de transferencia nuclear de células somáticas, este adelanto científico trae aparejados aspectos técnicos y médicos pero también éticos, legales, religiosos y morales que merecen ser estudiados y debatidos en profundidad. Las técnicas de clonación a partir de células somáticas, dan al hombre la posibilidad de manipular la vida más allá de los límites impuestos por la naturaleza. Se hace imprescindible que la sociedad controle y regule las aplicaciones y alcances de estas tecnologías, especialmente en la eventualidad de que algún día sean aplicadas a la reproducción de seres humanos. La creación de clones humanos, o de cualquier tipo de seres híbridos relacionados, constituirá una violación al respecto de la persona humana, y a los derechos fundamentales de todo individuo, consagrados por la naturaleza, de tener una individualidad genética y de ser concebido por mecanismos propios de la especie. En caso extremo, también podría poner en peligro la integridad y evolución de la especie humana.

En este marco, el presente texto tiene por objetivo analizar y describir el significado que tendría la "clonación de seres humanos", identificar sus posibles aplicaciones y potenciales riesgos, señalar los profundos alcances éticos que derivarían de su aplicación y finalmente, proponer un anteproyecto de ley que prohíba la aplicación de estas técnicas para reproducción humana y que sancione penalmente toda experimentación tendiente a la creación de clones humanos. Finalmente se propone la constitución de una Comisión de Bioética Humana encargada de controlar y regular aquellas intervenciones médicas o científicas que involucren la aplicación de técnicas de clonación y cuyo fin no sea la reproducción de seres humanos, sino la búsqueda del conocimiento y su correspondiente aplicación para aliviar el sufrimiento humano.

Significado biológico de la clonación

Clonación en biología. La clonación representa una de las posibles formas de reproducción de los seres vivos. Consiste en la repetición de sucesivas generaciones de unidades vitales dotadas del poder de autoreproducción. Cada unidad deriva de una célula o parte del progenitor, de tal forma que la progenie comparte idéntico material genético entre sí y con su unidad ancestral. La reproducción por clonación es de tipo asexuada. Existen ejemplos de reproducción por clonación en ambos reinos, vegetal y animal. En ciertos vegetales se realiza a partir de células contenidas en un esqueje o en un tubérculo enterrado, propiedad que ha sido aprovechada por el hombre con fines productivos desde los comienzos de la agricultura. En el reino animal existen muchos ejemplos de clonación, el caso de gemelos univitelinos es bien conocido en distintas especies, incluyendo la humana.

La reproducción sexuada. En el ser humano, así como en la mayoría de los animales superiores, la reproducción es de tipo sexuada (o bisexual), es decir, el nuevo individuo es concebido por la fusión de células reproductoras (o gametos) de origen materno y paterno (óvulo y espermatozoide respectivamente). Dicho proceso, conocido como fecundación, da origen a una célula llamada cigoto, que contiene los veintitrés pares de cromosomas que caracterizan a nuestra especie. Cada uno de estos pares está constituido por un cromosoma materno y otro paterno que fueron aportados por los respectivos gametos. El cigoto dará origen a todas las células del nuevo individuo, las que tendrán idéntica información genética en sus veintitrés pares de cromosomas. Lo fundamental y característico de la reproducción sexuada, es que el nuevo individuo recibe su material genético de ambos progenitores y en una forma determinada por azar, o sea, irrepetible. Efectivamente, los genes contenidos en los cromosomas aportados por los gametos resultan del entrecruzamiento e intercambio del material genético de cada uno de los pares de cromosomas contenidos en las células precursoras de cada gameto. En virtud de que este intercambio de genes se realiza al azar, cada gameto es único e irrepetible, en lo que se refiere a la información genética que contiene. Por tanto, en la reproducción sexuada, el nuevo ser resultante de la fusión de dos gametos tiene una individualidad genética que lo caracteriza e identifica. Esta es la razón por la cual no existieron, ni existen, dos seres humanos idénticos, a excepción de los gemelos univitelinos.

Reproducción de mamíferos por clonación. De acuerdo a la comunicación científica de Wilmut y cols (1997), la reproducción de mamíferos -y en particular de la oveja- por clonación de una célula somática, es posible mediante la fusión o implantación de una célula somática (célula no reproductora portando en el núcleo la totalidad del material genético de la especie) en un óvulo (célula reproductora femenina) no fecundado, al cual le fuera extraído su propio núcleo (y por lo tanto, su material genético cromosómico). La trascendencia del experimento de Wilmut y cols (1997) radica en que el óvulo de la oveja implantando con el material genético de otra célula pudo desarrollarse, bajo estímulos y luego implantado en un útero de una oveja portadora, de la misma forma que si se hubiera tratado de un óvulo intacto fecundado por un espermatozoide, dando lugar finalmente al nacimiento de un animal clonado de características normales. Esta técnica de clonación mediada por la intervención humana representan una forma de reproducción asexuada, que no es característica de los mamíferos. Desde el punto de vista conceptual, los experimentos de clonación muestran que los patrones de activación génica diferencial que caracteriza a cada tipo celular (regulación de los genes contenidos en los cromosomas), pueden ser desarticulados por manipulaciones experimentales o por información contenida en el citoplasma del óvulo. En este sentido, se ha abierto el camino para que cualquier célula somática pueda ser "reprogramada" en determinadas circunstancias, a tal punto de volverse "toti-potencial" y dar origen a un nuevo individuo.

La particularidad del nuevo ser obtenido por clonación es que su patrimonio genético no resulta de la combinación de aquellos contenidos en los gametos femeninos y masculinos, sino que es idéntico al de su progenitor, es decir, de aquel individuo de quien proviene el núcleo celular que fuera implantado en el óvulo. Si la reproducción natural de los mamíferos, de tipo sexuada, involucra una variabilidad genética del nuevo ser con respecto a sus progenitores y por tanto, una identidad genética del mismo, en la reproducción por clonación se pierden estas características esenciales.

Las técnicas de clonación de mamíferos descritas por Wilmut y cols (1997) se limitan a una serie de manipulaciones celulares. No involucran la modificación dirigida del código genético de la especie, hecho que caracteriza a la ingeniería genética. Por tanto, no debe confundirse clonación con modificación o alteración del genoma.

La clonación de seres humanos

Las técnicas de clonación de seres humanos comprenderían a todas aquellas manipulaciones de células o material genético humano que tengan por objetivo la creación de seres humanos conteniendo idéntica información genética que la de su progenitor, sea este un ser humano vivo o muerto y considerado en cualquier etapa de desarrollo. Supuestamente, las técnicas de clonación también podrían extenderse a la creación de embriones híbridos, viables y capaces de diferenciarse, por la fusión de células animales con células humanas.

En virtud de la similitud existente desde el punto de vista celular y reproductivo entre los diferentes mamíferos con el hombre, el descubrimiento de Wilmut y cols permite suponer que la clonación de seres humanos podría ser posible en algunos años, siempre y cuando se iniciaran programas de investigación en ese sentido. Esto parece hoy altamente improbable. En primer lugar, la reproducción de seres humanos por clonación involucra para la mayoría de las culturas, aspectos éticos y filosóficos inaceptables. En segundo lugar, no existen motivos médicos o terapéuticos que justifiquen el desarrollo y aplicación de estas técnicas con fines de reproducción. Por último, se está muy lejos de poner a punto la técnica de clonación en mamíferos y su desarrollo en seres humanos debe considerarse como improbable en el momento actual. Este desarrollo requeriría realizar varios miles de ensayos experimentales con células y seres humanos, objetivo difícilmente realizable sin violar la legislación que regula en el momento actual y en la mayoría de los países, los principios bioéticos para la experimentación con seres humanos y/o las técnicas de reproducción asistida.

Consecuencias de la clonación de seres humanos. Desde el punto de vista puramente teórico, y dejando de lado los problemas éticos y violaciones a los derechos humanos que las técnicas de clonación en seres humanos podrían traer aparejados, se pueden mencionar a título de ejemplo algunas aplicaciones posibles en el campo de la reproducción. Se ha sugerido que la clonación permitiría que personas incapaces de reproducirse en forma natural por diferentes razones puedan tener descendencia a partir de la implantación del material genético contenido en una de sus células somáticas en una célula portadora (óvulo o similar), a la que previamente le fuera extraído su núcleo. También se ha manejado la posibilidad de que individuos excepcionales de la especie, o incluso ya fallecidos, puedan ser "reproducidos" por clonación en virtud a sus características somáticas o genéticas.

Es importante destacar que, en el supuesto caso que se puedan obtener dos seres humanos genéticamente idénticos, desde el punto de vista biológico, éstos no dejarían de tener su individualidad como personas. El punto clave deriva de la forma particular en que se desarrolla su sistema nervioso, programado genéticamente en sus aspectos de conexionado y tipos celulares, pero esencialmente "modelable" por los estímulos ambientales que determinan su desarrollo epigénico. El hipotético experimento de intentar lograr dos seres humanos iguales, dos "yo" indistinguibles, con la misma inteligencia, gustos y afectos, requeriría no sólo una dotación genética idéntica, sino también de idénticas condiciones de desarrollo embrionario, natal y postnatal. Esto parece hoy, y a largo plazo, imposible.

También desde el punto de vista estrictamente biológico y sobre la base de los conocimientos actuales sobre genética de poblaciones, resulta claro que la hipotética aplicación masiva y prolongada de la clonación en humanos traería nefastas consecuencias sobre el futuro de la especie humana, ya que disminuiría la variabilidad genética, aumentando su vulnerabilidad frente a plagas o cambios ambientales radicales.

Otras posibles aplicaciones de las técnicas de clonación. En primer lugar, es concebible que luego de haberse avanzado en la experimentación animal, pueda justificarse la realización de investigaciones aplicando técnicas de clonación dirigidas no ya a la creación de clones humanos sino a conocer y caracterizar, mediante la investigación científica, los mecanismos que regulan la expresión de los genes en el ser humano, en diferentes etapas del desarrollo y en condiciones normales y patológicas. Estas investigaciones, convenientemente reguladas, podrían ser de utilidad para comprender los mecanismos y desarrollar tratamientos para algunas enfermedades, entre ellas el cáncer. Es claro, que deberían llevarse a cabo sin lesionar aspectos éticos, limitándose, por ejemplo a estados muy tempranos del desarrollo pre-embrionarios. En segundo lugar, se admite que la comprensión de la expresión génica durante la organogénesis podría permitir en un futuro mediato que, a partir de la clonación de una célula somática se puedan obtener células "toti-potenciales", tejidos u órganos de utilidad terapéutica por ejemplo, para transplante, evitando el problema del rechazo por incompatibilidad.

Alcances éticos. El logro científico que constituye la clonación de mamíferos a partir de células somáticas, representa desde el punto de vista ético una dualidad paradójica. Por un lado, la aplicación de la clonación con fines de reproducción en seres humanos constituye una violación de las leyes naturales de la reproducción humana, de la individualidad genética de los individuos y de la diversidad consagrada por la naturaleza en milenios. Tanto los seres clonados como la sociedad en su conjunto podrían ver violados sus derechos naturales de individualidad genética. Por otro lado, existe la posibilidad de que este conocimiento sea aplicado para aliviar el dolor humano y mejorar las condiciones de vida y salud de la sociedad. Es posible que, limitando la aplicación de las técnicas de clonación a fines no reproductivos y que no violen los derechos humanos ni principios éticos fundamentales, se encuentre una solución positiva a esta dualidad.

Por qué prohibir la clonación de seres humanos

Si bien la ciencia y sus aplicaciones han avanzado considerablemente en las últimas décadas, al punto que hoy es posible clonar mamíferos a partir de una sola célula somática, resulta evidente que la aplicación de estos avances debe ser controlado y dirigido por los intereses supremos de la humanidad. En cuanto a la creación de clones humanos y sobre la base de las consideraciones realizadas anteriormente, se puede concluir que en la actualidad, no existen justificaciones éticas ni razones médicas que apoyen su desarrollo experimental y futura aplicación. A la luz de los conocimientos científicos y también del sentir general de la sociedad en su conjunto, se considera que el Estado debe prohibir que los seres humanos puedan reproducirse artificialmente a través de la clonación o que se produzcan embriones humanos clonados con cualquier otro fin. Tales prácticas violarían los derechos fundamentales de todo individuo, consagrados por la naturaleza, de tener una individualidad genética y de ser concebido por mecanismos propios de la especie. Por otra parte, representaría una amenaza para el individuo, para la sociedad y para el futuro de la humanidad en su conjunto, por lo que debe considerarse una falta penal grave.

Existe la posibilidad que en un futuro próximo aparezcan nuevos elementos de juicio que obliguen a revisar o a reconsiderar la prohibición de las técnicas que permitan la clonación de seres humanos. Por esta razón, se recomienda la creación de una Comisión de Bioética Humana en el contexto de la presente ley, que tenga entre sus cometidos, estudiar y analizar los nuevos conocimientos que surgen sobre la biología del ser humano o desarrollos terapéuticos, así como las legislaciones al respecto en el resto del mundo. Sobre esta base, la Comisión de Bioética Humana podrá proponer al Poder Ejecutivo las reformas y adaptaciones de la presente ley que considere adecuadas. También se recomienda que el Estado promueva la interacción y colaboración con otros países y organizaciones internacionales con el fin de lograr un consenso universal en lo que se refiere a la legislación que prohíba o regule la creación de clones humanos.

El conocimiento de lo que representa la creación de seres humanos por técnicas de transferencia nuclear de células somáticas debería ser introducido en los planes de educación primaria, secundaria y terciaria, de tal forma que los futuros ciudadanos estén correctamente informados de las realidades y posibilidades científicas. Sobre la base de la información, también se debería promover un sano debate que recoja la opinión de todos los sectores de la sociedad.

Técnicas celulares para la investigación biomédica y con fines terapéuticos

En años recientes, como es notorio, los adelantos de la biología y medicina han llegado a penetrar en la estructura y en los mecanismos de la vida, conocerlos y modificarlos como jamás antes. Estos conocimientos ya han producido enormes beneficios para el hombre y prometen mucho más. Por tanto, es posible concebir que las técnicas celulares de transferencia de núcleos de células somáticas utilizados para la clonación también contribuyan a investigar los mecanismos que controlan la expresión de los genes en el ser humano y que sean de gran utilidad para comprender los mecanismos de las enfermedades y para desarrollar nuevas formas de tratamiento. En este contexto, sería un error prohibir las técnicas celulares de implantación nuclear con fines de investigación o bien terapéuticos. Como se mencionó anteriormente, estas investigaciones pueden llevarse a cabo sin lesionar aspectos éticos, limitándose, por ejemplo, a estadios muy tempranos del desarrollo preebrionario que serán determinados explícitamente por la Comisión de Bioética Humana que se propone crear en el contexto de la presente ley. Sin embargo, también es fundamental que estas técnicas sean controladas y reguladas convenientemente por la Comisión antedicha, a través de la aprobación de los proyectos de investigación o de aplicaciones terapéuticas que puedan desarrollarse en el futuro. No serán objeto de regulación las técnicas de clonación de genes o fragmentos moleculares y de líneas celulares, puesto que ellas no tienen relación directa con la creación de clones humanos.

Antecedentes legislativos y convenios internacionales

El anteproyecto elaborado por esta Comisión no pretende innovar en lo que actualmente constituye el sentir universal, inmensamente mayoritario, que rechaza decididamente la creación de clones humanos.

Una breve visión general de la legislación proyectada y vigente, de numerosos países y de pactos internacionales, revela claramente esta oposición firmísima y provee en la actualidad medios eficaces y sumamente severos para impedir toda forma de procreación humana asexuada.

Esto ocurre en Brasil, con el proyecto de ley Nº 45, de 24 de marzo de 1997, presentado en el Senado; en Italia, mediante la Ordenanza de 5 de marzo de 1997, que prohíbe por determinado lapso la ejecución de "experimentos sobre la clonación humana".

En Argentina, el Decreto Nº 200, de 7 de marzo de 1997, dispone en su artículo primero: "Prohíbese los experimentos de clonación relacionados con seres humanos". Y encomienda al Ministerio de Salud y Acción Social la elaboración de un proyecto de ley que recoja y reglamente la prohibición.

España ha prohibido por su Ley vigente Nº 35, de 22 de marzo de 1988, considerándolo "infracción muy grave": "Crear seres humanos idénticos por clonación u otros procedimientos dirigidos a la selección de la raza" (artículo 20, literal B) k) y l). Además por Ley Nº 10, de 23 de noviembre de 1995, reprime con pena de prisión de uno a cinco años, la "creación de seres humanos idénticos por clonación" (artículo 161.2 del Código Penal).

También en España; Oviedo, Asturias, acaba de realizarse una cumbre internacional, materializada en un "Convenio sobre los Derechos Humanos y la Biomedicina", suscrito el 4 de abril de 1997, que incluye la prohibición expresa de clonar seres humanos (Convenio de Asturias, artículo 13).

En Francia, un proyecto de ley elevado recientemente a la Asamblea Nacional intenta introducir un artículo para prohibir la creación de clones humanos, de quimeras y de seres híbridos. En el artículo 1 expresa: "Quien haya provocado la formación de un embrión humano portador de la misma información genética que otro embrión, feto, o ser humano ya nacido, vivo o fallecido, será penado con uno a tres años de prisión y una multa de 50.000 a 1 millón de francos".

UNESCO ha elaborado un anteproyecto de declaración universal sobre el genoma humano, que ha sido considerado recientemente en una reunión de expertos realizada en París, que excluye toda utilización biotecnológica opuesta a la dignidad y la identidad de cada individuo. En esta reunión se aprobó una ponencia del delegado uruguayo tendiente a incluir en dicha declaración la prohibición de la creación de clones humanos.

En los Estados Unidos de América, el ex Presidente B. Clinton ha solicitado a los investigadores que se abstengan de desarrollar o aplicar las técnicas de transferencia nuclear de células somáticas para obtener clones humanos. También ha solicitado un informe a la Comisión Nacional de Bioética (NBAC), el cuál concluye que el uso de las técnicas de clonación para crear un niño, es moralmente inaceptable, puesto que expondría al feto y al niño a un riesgo inadmisible. Este motivo, por sí mismo, es considerado suficientemente importante como para justificar la prohibición de las técnicas de clonación de seres humanos, incluso en el caso que estas prácticas fueran interpretadas como el ejercicio del derecho fundamental de la procreación. La Comisión también ha señalado el potencial daño psicológico al que estaría expuesto el niño nacido por clonación y una serie de efectos negativos que podría tener la clonación de seres humanos sobre los valores morales, religiosos y culturales de la sociedad. Sin embargo, la Comisión deja abierta un interrogante sobre si la prohibición de la clonación humana debe tener un carácter permanente o transitorio y recomienda la implementación de medidas para informar a los ciudadanos sobre los aspectos científicos y biomédicos de la clonación y promover debates sobre sus implicancias éticas y morales.

En nuestro país, se ha presentado en el Parlamento por el Senador Alberto Cid, en abril de 1996, un proyecto sobre "Técnica de Reproducción Asistida", que entre las infracciones "muy graves" prevé la siguiente: "Crear seres idénticos, por clonación u otros procedimientos cualquiera sea su objetivo" (artículo 20 Nº 2, literal k del proyecto citado).

La reseña que precede no agota, obviamente, el panorama de las legislaciones y los convenios internacionales que han abordado el tema. Pero se estima suficientemente ilustrativa en cuanto al rechazo universal de todo plan de crear seres humanos artificialmente, porque ello vulnera la dignidad y la identidad del individuo, su infinita diversidad, su unicidad a la vez biológica y cultural que la humanidad debe salvaguardar, como lo ha declarado recientemente Federico Mayor, Director General de la UNESCO.

Montevideo, Montevideo, 7 de setiembre de 2001.

WASHINGTON ABDALA
Representante por Montevideo
ALBERTO SCAVARELLI
Representante por Montevideo
OSCAR MAGURNO
Representante por Montevideo
TABARE HACKENBRUCH LEGNANI
Representante por Canelones
GUZMAN ACOSTA Y LARA
Representante por Durazno
MARTHA MONTANER
Representante por Tacuarembó
PEDRO SEÑORALE
Representante por Salto
DIANA SARAVIA OLMOS
Representante por Treinta y Tres
RICARDO MOLINELLI
Representante por Paysandú
JORGE SILVA
Representante por Rocha
RUBEN H. DIAZ
Representante por Montevideo
WALTER VENER CARBONI
Representante por Soriano
JULIO LUIS SANGUINETTI
Representante por Canelones
NAHUM BERGSTEIN
Representante por Montevideo
GUSTAVO AMEN VAGHETTI
Representante por Lavalleja
GUIDO MACHADO
Representante por Rivera
RONALD PAIS
Representante por Montevideo

Línea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.